Seleccionar página

UTOPÍA VS DISTOPÍA

Carolina Pamplona

18 de octubre de 2020

▬  Cómo desmontar mentiras, cuando el mundo de los sueños, de la fantasía tecnológica y el arte del engaño, cuenta más que el hecho en sí.  Posverdad.

Cómo desmontar mentiras… LA   INTELIGENCIA DEL CORAZÓN  ▬  LA INTUICIÓN.

La conexión espiritual, conectar con tu parte instintiva ese conocimiento profundo de ti mismo…

Como solucionar por donde nuestro cuerpo tiene síntomas,

Honestamente creo, que estamos en un momento de gran importancia histórica, social y económica y el esclarecimiento de la verdad y hablar desde la verdad, es vital para poder entenderlo.

La verdad, es una herramienta ante el conflicto, si se sabe manejar con maestría, nos podrán engañar, intentar manipular…nos faltarán datos para rebatir, pero si creemos en nosotros mismos, la intuición, esa sensación de que algo no encaja, nunca miente.

La verdad, es nuestro anclaje, sin ella nos sostendría el vacío, la más cruel de las incertidumbres es no saber y la sensación de certeza, nuestra tranquilidad interna.

Defender nuestra verdad, aunque sea relativa, por corresponder a nuestro momento de conciencia, a nuestra forma de ver el mundo, al filtrado de nuestras experiencias, de nuestras realidades, a ese momento frugal en el tiempo en el que sostenemos, quién somos y lo que somos en ese instante antes de pasar al siguiente, nuestro imaginario cree y muestra su verdad. Esa verdad que busca desesperadamente entrar en coherencia y estabilidad.

La verdad objetiva, corresponde a tus criterios subjetivos y evolutivos en el tiempo, pero lo importante es que sea verdad, plena, pura, coherente, la tuya, aunque sea frugal, simplemente, tu momento reconocido por ti.

Esa verdad,  está entonces en sintonía con tu de vida, con tu ciclo vital, con quién tu eres y es consecuencia directa de tu trayectoria evolutiva y línea de vida.

Déjala seguir, fluir…que te muestre el camino, el tuyo, no el del otro, no te equivoques.

Pero no te enroques en ella, NO! … déjala  fluir hacia nuevas perspectivas y nueva evolución personal y social, que no derive en posturas totalitarias y ególatras, estancando el progreso y el avance ideológico.

Necesitamos cultivar la empatía, dejar espacio a que el otro sea y exprese.

Ser inmune a la verdad, es respaldarse en la fantasía en el interés, en el apoyo a otra verdad de estómagos agradecidos, bondades y beneficios, pero cuál es el precio por respaldar verdades que no son tuyas?

Tomas Moro, como buen humanista, abogado y  político de su época, en su obra Utopía, relata magistralmente lo que para él, debería ser la  organización de una sociedad ideal, cómo ya lo hizo Platón en La república

El termino Distopía, surge precisamente, como antítesis del concepto Utopía.

La posverdad o distopía recrearía, un mundo imaginario, alimentado por historias que lo respaldan, un mundo donde las contradicciones de los discursos ideológicos, son llevadas a sus consecuencias más extremas, donde el fin justifica los medios.

Para Tomas Moro, la distopía,  correspondería a la deshumanización de la sociedad, la mirada inversa, que seguramente es lo que ahora estamos contemplando, pero cómo, porqué …y de qué forma se puede revertir la situación?

La distopía, como toda realidad que huye de la verdad, crea efímero bienestar a corto y  profundo malestar y frustración a medio y largo plazo, sin duda es una huída hacia la adicción, a otros temas como los peligros de la ciencia y la tecnología, la desigualdad social, la dictadura corporativa o la guerra biológica y por supuesto los actuales totalitarismos.

Los estados totalitarios, llevan a un estado avanzado de colapso, y comienzan por no admitir más que una verdad, la que interesa, la que pueden manipular y amañar a la medida de su propósito primigenio.

Mientras la utopía imaginada también en un mundo feliz por Aldus Huxley, acopla las doctrinas de manera armoniosa en el funcionamiento de las sociedades, la distopía las lleva a sus consecuencias más extremas.

De ahí que, de planteamientos utópicos, se puede pasar a distopías indeseables, donde las doctrinas erigen sistemas totalitarios, como el que estamos viendo, la vuelta a la tortilla.

Esta manipulación,  este teatro ficticio, de UTOPÍA a DISTOPÍA, cómo reconocerlo, cuando ha sido revestido y vendido como lujo y ensalzado como blanco lienzo?

Datos, conexiones, confianza, tenerlo claro…, entiende el deseo mas oculto de tu oponente, porque esa es la clave para no caer en su no –verdad, su DISTOPÍA.

▬  Cómo desmontar mentiras en un mundo inmerso en los sueños de la fantasía tecnológica y el arte del engaño, cuenta más que el hecho en sí.

Ante un hecho desconocido, se pueden cometer errores, ninguna información es objetiva.

Nuestra mente poco educada, confunde los hechos con la intención y con lo que se opina sobre los hechos. Poco importan los hechos, ahora pesan más las opiniones y su locutor, sin embargo nosotros y cada uno, tenemos el poder de no dejarnos manipular.

Será necesario un horizonte espiritual amplio, para entender y gestionar nuestras reacciones,  si no queremos entrar en una profunda crisis existencial y humana.

Si entendemos que un hecho es intolerable y no debe volver a ocurrir, dejaremos de prestar atención a quien defiende su posverdad y atenderemos al hecho y su significado real.

No se trata de escapar de la realidad, sino de mirarla más profundamente, tener miedo a decir la verdad porque no es políticamente correcto, nos ha llevado hasta aquí.

Los  verdugos de fantasías,  giros magistrales en retórica y logística, sin duda son más cautivadores que la víctima de la distopía, esa sociedad que lucha y grita callada por lo que le pertenece y otros quieren.

Esa mentalidad mafiosa, generada desde el arte del engaño, de la huída constante, de la ocultación, de la necesidad engañosa del poder y totalitarismo absoluto, negar lo dicho, maquillar, estafar, seducir…poder, lujo, juego,  primero te doy para luego poder quitarte lo que te he dado y mucho más, tu verdad.

Perpetradores, negociadores de la verdad, gobierno narcisista, con muchas horas de vuelo antes de…con capacidad para destruir a una sociedad caldo de cultivo, someter a personas al silencio, desde una cultura forjada de sinrazón y tiranía.

La Utopía, se ha ido cargando de agresividad encubierta, esta vida es mi vida y esta tierra es mi tierra, pero lo permitido políticamente,  estafa, prevaricación, delincuencia, narcotráfico y mucho más, han relajado los valores humanos de tal forma, que la Distopia, se ha vuelto normalidad, el gobierno de cada país, no es más que un reflejo de su cultura y votos.

Habrá que abogar por tratados internacionales, volver a la paz, a la normalidad, al reconocimiento de la verdad. El conflicto y los problemas de España, tienen una dimensión internacional, porque la UE observa y el resto del mundo también.

Reconocer la verdad, es entender porque el otro se comporta así, cual es su escenario de juego, entorno e intereses. Es rechazar la mentira.

Un país normal, no puede aceptar su destrucción, el esclarecimiento de cualquier hecho, no depende de nadie, sino de uno mismo, todo país necesita un sentido de estado que le dé estabilidad interna y atracción al exterior.

Una vida humana, es más importante que el business y actualmente es al revés, la legitimidad, no la da, ni el dinero, ni el poder, la da el merecimiento propio como esencia.

Somos conscientes de esta amenaza  existencial real?

Se necesitan plataformas sociales responsables, VALORES, que no degraden la economía y la existencia humana, consciencia de que, una idea creativa y genial,  ha pasado a un fondo encubierto de  manipulación y  mentira, filtrado de UTOPIA a DISTOPÍA.

No todo vale, con tal de obtener el preciado   reconocimiento.

Nos esforzaremos entonces en desarrollar herramientas para rescatar la verdad:

Cómo desmontar mentiras… LA   INTELIGENCIA DEL CORAZÓN  ▬  LA INTUICIÓN.

Tendremos que entender de qué va el juego y de que parte nos queremos posicionar, obviar la presión del perpetrador, el ánimo de los acólitos, la adrenalina de la jugada maestra, por la verdad, por lo que realmente importa, por construir.

Habrá que apelar a la intuición, a la esencia de nuestros valores para entender.

Estás serían algunas reglas para desmontar el juego y validar su verdad:

  • Profundizar con rigor en el esclarecimiento de la verdad, porque sólo entendiendo el juego y sus consecuencias más profundas, puedes avanzar con rigor.
  • La verdad de cada uno, es un esfuerzo en sí mismo.
  • La sociedad, se debe empoderar en este momento de verdad.
  • La lucha interna por la verdad y la paz, se devuelven a la sociedad en forma de legado.
  • Las grandes inspiraciones y verdades de la sociedad, las destruyen las mafias, véase Félix Rodríguez de la Fuente y John Lennon,
  • El ser humano nunca puede perder la esperanza, en la dignidad humana.
  • Una mentira no tendría sentido, si la verdad no se percibiese como peligrosa.
  • No caer en manipulaciones como la esclavitud digital que deriva en adicción al reconocimiento en forma de likes y gratificación emocional que no obtiene en el mundo real.
  • Las relaciones humanas, no se pueden diluir en relaciones virtuales, cuyos datos son controlados por robots de seguimiento, conservemos nuestra identidad.
  • Nuestras actitudes, comportamiento, es la impronta para las futuras generaciones, seamos conscientes de un legado de verdad y construcción, no es sálvese quien pueda a costa de vivir como sea, es construir una sociedad en la que se merezca la pena vivir, en la que las futuras generaciones se sientan orgullosos de su herencia.
  • Coteja datos, entiende escenarios, fíltralos a tu modo de ser y se coherente.

Entendamos el mundo y entendamos su presión sin caer en ella, seamos nosotros.

Carolina Pamplona

Corevalue-lab.com